El Instituto de las Hijas de Cristo Rey nació en el siglo XIX en Granada, España. Fundadas por D. José Gras y Granollers para restaurar en el mundo la Soberanía de Cristo haciéndole reinar en el corazón de todos los hombres.

En entrega apasionada y sin fronteras, estamos hoy al servicio de Jesucristo Rey y de los hombres nuestros hermanos. Con fidelidad siempre creativa, estamos entregadas con entusiasmo a la misión confiada por la Iglesia: Ser ante el mundo testimonios vivos de que JESUCRISTO VIVE y REINA.

Nuestro camino como Hijas de Cristo Rey tiene su inicio en la experiencia carismática de D. José Gras y Granollers, y esta fuerza fundacional es la que envuelve y reviste todo el caminar del Instituto, dejando su impronta en la historia de más de un siglo.

En fidelidad a ese carisma que se nos donó, con la pasión de un amor a Cristo que nos quema el alma, nuestro único afán es hacer presente su Reinado entre los hombres, y este amor nos hace ser capaces de entregar la vida, para que el mundo sienta su dulce Soberanía de amor, de paz, de gracia y de vida plena.

Mujeres enraizadas en Cristo, Rey y Señor.  Nuestra vida fraterna en comunidad, cuyo centro es Cristo, quiere ser una alternativa a un mundo herido de soledades, y anuncio de la nueva humanidad restaurada en Cristo.
 

UNA MISIÓN

 

        SER TESTIGOS: vivir gozosamente el hoy de nuestra historia, de nuestra consagración; manifestando y mostrando al mundo, que solamente se puede ser plenamente feliz, cuando se acepta a Cristo como Rey y Señor de la propia vida y de la historia.

 

        SER EVANGELIZADORAS: educando a los niños y jóvenes de hoy para ser felices, formando la mente en la Verdad y el corazón en el Bien.

 

        SER APÓSTOLES: dando respuestas a las necesidades de los hombres de todos los tiempos, haciendo vida en nosotras, el lema: CRISTO REINA.